Saltar al contenido

Escápula

Omóplato

Escápula

La escápula, también conocida como omóplato, es un hueso triangular plano situado en la parte posterior del tronco y reside en la superficie posterior de las costillas de dos a siete. La escápula, junto con la clavícula y el manubrio del esternón, forman la faja pectoral (hombro) que conecta el miembro superior del esqueleto apendicular con el esqueleto axial.

La escápula es un hueso importante ya que cada omóplato proporciona un punto de unión para un número de músculos que componen el brazo y el hombro. También se articula con el húmero y la clavícula, formando la articulación glenohumeral (hombro) y la acromioclavicular respectivamente.

Sin embargo, debido a que el aspecto medial del omóplato no está directamente unido al esqueleto axial, sino que se mantiene en su lugar y está conectado al tórax y a la columna vertebral por los músculos, la escápula puede moverse libremente a través de la pared torácica posterior (articulación escápulotórax).

Esto permite que el brazo se mueva con el omóplato, proporcionando un amplio rango de movimiento y movilidad para el miembro superior en comparación con el inferior.

Resumen
Bordessuperior, lateral y medial
Ánguloslateral, superior e inferior
SuperficieAnterior: fosa subescapular
Posterior: fosa supraespinosa, columna vertebral, fosa infraespinosa.
ApófisisCoracoide, acromion
Músculos que se originan en la escápulaDeltoides, supraespinoso, infraespinoso, tríceps braquial (cabeza larga), redondo menor, redondo mayor, dorsal ancho, coracobraquial, bíceps braquial, subescapular, músculos omohioideos
Músculos que se insertan en la escápulaTrapecio, elevador del omóplato, romboides mayor y menor, serrato anterior, pectoral menor.
VascularizaciónSupraescapular, circunfleja posterior humeral, circunfleja escapular, arterias cervicales transversales
Importancia clínicaDisfunción escapulotorácica, inestabilidad escapulotorácica, displasia escapular, síndrome de escápula a presión, fracturas

Todos los hitos anatómicos importantes de la escápula, junto con las condiciones clínicas que pueden afectarla, la describiremos en este artículo.

También te puede interesar leer: anatomía topográfica y anatomía humana

Índice de contenido

Anatomía de la escápula

Bordes y ángulos

Como cualquier triángulo, la escápula consta de tres bordes: superior, lateral y medial. El borde superior es el más corto y delgado de los tres. El borde medial es un borde delgado y corre paralelo a la columna vertebral, por lo que a menudo se le llama borde vertebral.

El borde lateral se llama a menudo el borde axilar, ya que corre superolateralmente hacia el ápice de la axila. Es el más grueso y fuerte de los tres bordes para la fijación muscular. También tiene la cavidad glenoidea a lo largo de este borde, una fosa poco profunda que se articula con la cabeza del húmero, formando la articulación glenohumeral.

También hay tres ángulos con respecto al omóplato. El borde superior se encuentra con el borde lateral en el ángulo lateral y con el borde medial en el ángulo superior. El tercer ángulo es el ángulo inferior donde se unen los bordes medial y lateral.

Superficies

El omóplato tiene dos superficies; en el aspecto anterior está la superficie costal lisa, de forma cóncava y ocupada principalmente por la fosa subescapular.

En la parte posterior de la escápula se encuentra la superficie posterior convexa y despareja que tiene un reborde óseo saliente (columna vertebral de la escápula) que la separa en dos divisiones: la fosa supraespinosa superior y la fosa infraespinosa inferior, mucho más grande.

Apófisis del omóplato

Junto con la columna vertebral, hay dos procesos (apófisis) más: el proceso coracoideo y el acromion. La apófisis coracoides es una curva en forma de pico que se proyecta anterolateralmente desde el borde superior.

Inferior a la apófisis coracoide es la cavidad glenoidea. Superiormente se encuentra la parte lateral de la clavícula y medial al proceso coracoide es la muesca suprascapular (para el paso de los nervios) que conecta la base del proceso coracoide con el borde superior. El proceso coracoide permite la unión de varios músculos y ligamentos.

Los ligamentos del proceso coracoide son:

  • Ligamento coracohumeral: al tubérculo mayor del húmero
  • Ligamento coracoclavicular: a la clavícula
  • Ligamento coracoacromial: a la apófisis del acromion

La apófisis del acromion es una extensión palpable lateral y agrandada de la espina dorsal posterior de la escápula que se proyecta anterolateralmente a la espina dorsal. Se arquea sobre la articulación glenohumeral y se articula con el extremo acromial lateral de la clavícula para formar la articulación acromioclavicular sinovial.

Esta articulación está soportada por el ligamento acromioclavicular que se une al proceso acromion en un extremo y a la clavícula en el otro.

La irrigación sanguínea

Varias arterias forman una anastomosis para suministrar sangre a la región escapular posterior:

  • Arteria supraescapular: una rama del tronco tirocervical, que a su vez surge de la arteria subclavia. Corre a lo largo del nervio supraescapular y suministra principalmente a los músculos supraespinosos e infraespinosos.
  • Arteria humeral circunfleja posterior: una rama de la arteria axilar que irriga la articulación glenohumeral.
  • Arteria escapular circunfleja: se origina en la arteria subescapular, que a su vez es una rama de la arteria axilar.
  • Arteria cervical transversal: una rama del tronco tirocervical que corre a lo largo del borde medio de la escápula.

Músculos

Debido a la gran superficie de la escápula hay un gran número de músculos unidos (17 en total) que fijan la escápula a la pared torácica y le permiten moverse. Estos músculos se resumen a continuación y se separan en función de los músculos que se originan o se insertan en el omóplato.

Cuatro de estos músculos forman el manguito rotador, que cubre la cápsula del hombro (subescapular, infraespinoso, redondo menor y supraespinoso).

Músculos que se originan en la escápula

  • Músculo deltoides: se origina en la parte inferior a lo largo de la espina dorsal de la escápula hasta el acromion (y el tercio lateral de la clavícula). Sus acciones incluyen flexión y rotación media (fibras anteriores), abducción (fibras medias), extensión y rotación lateral (fibras posteriores) en la articulación del hombro. Es inervada por el nervio axilar.
  • Músculo supraespinoso: se origina en la fosa supraespinosa. Es responsable de la abducción en la articulación del hombro y es inervada por el nervio supraescapular.
  • Músculo Infraespinoso: se origina en la fosa infraespinosa. Su acción implica una rotación lateral en la articulación del hombro. El músculo también es inervado por el nervio supraescapular.
  • Músculo tríceps braquial (cabeza larga): su origen es el tubérculo infraglenoideo que se encuentra en el borde lateral, inferior a la cavidad glenoidea. Es responsable de la extensión del codo y es inervado por el nervio radial.
  • Músculo redondo menor: se origina en el borde lateral de la superficie posterior. Su acción consiste en la rotación lateral de la articulación del hombro. Este músculo es inervado por el nervio axilar.
  • Músculo redondo mayor: sus orígenes son la superficie posterior del ángulo inferior y la parte inferior del borde medio. Su función es realizar la aducción y la rotación medial en la articulación del hombro. Es inervada por el nervio subescapular.
  • Músculo dorsal ancho: se origina en el ángulo inferior (inconstante). Realiza una variedad de acciones, tales como aducción, extensión y rotación medial en la articulación del hombro. Recibe su inervación a través del nervio toracodorsal.
  • Músculo coracobraquial: su origen es el proceso coracoide. Sus acciones incluyen aducción y flexión en la articulación del hombro. Es inervado por el nervio musculocutáneo.
  • Músculo del bíceps braquial (cabeza larga y corta): la cabeza larga se origina en el tubérculo supraglenoideo, mientras que la cabeza corta proviene del proceso coracoide. Este músculo es responsable de la flexión del codo. Es inervado por el nervio musculocutáneo.
  • Músculo subescapular: se origina en la fosa subescapular. Realiza aducción y rotación medial en la articulación del hombro. El nervio subescapular lo inerva.
    Músculo omohioideos: su origen es el borde superior (adyacente a la muesca suprascapular) y causa depresión del hueso hioides. Se inerva a través del Asa cervical (del plexo cervical).

Inserción en la escápula

  • Músculo trapecio: se inserta de forma superior a lo largo de la columna vertebral, el proceso del acromion y la clavícula. Sus acciones incluyen la elevación de la escápula y la rotación de la escápula durante la abducción del húmero más allá de los 90 grados. Es inervada por el nervio accesorio.
  • Músculo elevador de la escápula: se insertan en el ángulo superior y en el borde medio (superior a la columna vertebral). Sus funciones son elevar el omóplato. Su inervación es dada por ramas de C3-C5.
    Músculo romboide mayor: su inserción es el borde medio (inferior a la columna vertebral). Este músculo realiza la elevación y retracción de la escápula y es inervado por el nervio escapular dorsal.
  • Músculo romboide menor: se inserta por encima de la columna escapular. Realiza acciones como elevación y retracción de la escápula. Se alimenta a través del nervio escapular dorsal.
  • Músculo serrato anterior: su inserción es a lo largo del borde medio, desde el ángulo superior hasta el ángulo inferior. Este músculo sobresale y gira la escápula. Es inervado por el nervio torácico largo.
    Músculo pectoral menor: se inserta en el proceso coracoide. Sus acciones consisten en la protracción y depresión de la escápula. El músculo es inervado por el nervio pectoral medio.

Importancia clínica

Disfunción escapulotorácica

La forma más común es el ala de la escápula. La cirugía de la axila, por ejemplo en el caso de una mastectomía, puede a veces estar asociada con daños en el nervio torácico largo que inerva el músculo serrato anterior. Como resultado, el ángulo inferior de la escápula sobresale hacia atrás y puede verse fácilmente a través de la piel del paciente debido a la acción sin oposición del trapecio, el elevador de la escápula y los músculos romboides.

La inestabilidad escapulotorácica también puede ser el resultado de una lesión en el nervio escapular dorsal que abastece a los músculos romboides, y en el nervio espinal accesorio del trapecio. El daño al nervio escapular dorsal resulta en el aleteo de la escápula, que es más leve que lo que ocurre con un nervio torácico largo dañado.

La lesión del nervio espinal accesorio por disección, irradiación o laceración del cuello conduce a una escápula deprimida y rotativa debido a la acción sin oposición del músculo serrato anterior.

Otra causa del aleteo de la escápula es la distrofia fascioescapulohumeral, una condición autosómica dominante que afecta a varios músculos relacionados con la escápula: serrato anterior, romboides, trapecio, redondo mayores y menores, pectorales menores y mayores, bíceps y tríceps. Como resultado, sólo el deltoides puede mover el hombro y se produce el aleteo de la escápula.

Displasia escapular

La displasia escapular describe una morfología anormal de la escápula que puede ser primaria o adquirida, secundaria a la parálisis del plexo braquial obstétrico. La escápula puede ser vista como un componente modular que surge de diferentes centros de osificación: bloque glenoideo/coracoideo, bloque espinal/acromoideo y bisturí.

La displasia primaria se debe a una osificación incompleta del glenoide y conduce a cambios anatómicos bilaterales: el glenoide es aplanado y alargado, lo que provoca chasquidos, inestabilidad o dolor en los niños y cambios degenerativos en los ancianos.

Los cambios morfológicos de la escápula también se pueden observar en bebés que presentan una lesión en el plexo braquial en el momento del parto debido a un desarrollo anormal del cartílago del glenoide posterior.

El factor de riesgo más común para la parálisis del plexo braquial neonatal es la distocia del hombro, una complicación obstructiva del parto vaginal que suele caracterizarse por el impacto del hombro fetal anterior contra la sínfisis púbica materna.

La displasia glenoidea postero-inferior se puede observar en adolescentes con antecedentes de dolor de hombro y se caracteriza por una dislocación silenciosa de la articulación glenohumeral a medida que la cabeza del húmero se desliza posteriormente cuando el brazo se eleva en aducción y rotación interna. Esto a veces se asocia con un hoyuelo característico en la parte posterior del hombro afectado.

Síndrome de chasquido de la escápula

Para que la escápula se deslice suavemente sobre la pared torácica (llamada articulación escapulotorácica) hay un número de músculos que se encuentran entre las costillas y el omóplato para facilitar esto. También están presentes las bursas que ayudan a amortiguar el tejido y a disminuir la fricción.

Hay dos bursas principales en la articulación escapulotorácica: la escapulotorácica (o infraserrato; entre el músculo serrato anterior y la pared torácica) y la bursa subescapular (entre el músculo subescapular y el músculo serrato).

El síndrome de escápula a presión es cuando hay una anomalía en la articulación escapulotorácica que conduce a una articulación no lisa. Las dos causas más comunes son las lesiones o cuando las bolsas se inflaman, lo que se denomina bursitis escapulotorácica.

La causa más común de las lesiones se debe al osteocondroma, un tumor benigno del cartílago que puede causar lesiones en la superficie anterior de la escápula. La bursitis escapulotorácica a menudo se debe a movimientos repetitivos de la articulación, generalmente debido a un movimiento sobre la cabeza del brazo.

Fracturas de la escápula

Como cualquier hueso, la escápula es subjetiva a las fracturas. Sin embargo, debido a que la escápula está bien protegida, son poco comunes, representando del 0,5 al 1% de todas las fracturas. Anteriormente, la escápula está protegida por la caja torácica y la caja torácica y posteriormente. También está cubierta con mucho tejido blando (es decir, músculo).

Por lo tanto, las fracturas escapulares generalmente ocurren como resultado de un trauma directo de alto impacto y casi todas las incidencias están asociadas con otras lesiones muy graves y a veces múltiples y potencialmente mortales. Debido a esto, las fracturas escapulares tienden a pasar desapercibidas hasta más tarde y, por lo tanto, el tratamiento de las fracturas de escápula se retrasa.

Escápula

Test sobre la Escápula

Practica lo aprendido

1 / 10

¿Qué músculo es responsable de la extensión del codo y su origen es el tubérculo infraglenoideo que se encuentra en el borde lateral, inferior a la cavidad glenoidea?

2 / 10

¿Qué músculo se origina en la fosa infraespinosa y su acción implica una rotación lateral en la articulación del hombro?

3 / 10

¿Qué músculo es responsable de la abducción en la articulación del hombro y se origina en la fosa supraespinosa?

4 / 10

¿Cuál es el nombre de la arteria que es una rama del tronco tirocervical y que corre a lo largo del nervio supraescapular, suministrando principalmente a los músculos supraespinosos e infraespinosos?

5 / 10

¿Cuántas arterias forman una anastomosis para suministrar sangre a la región escapular posterior?

6 / 10

¿Por qué la escápula puede moverse libremente a través de la pared torácica posterior?

7 / 10

¿Qué es la articulación glenohumeral?

8 / 10

¿Qué es la faja pectoral?

9 / 10

¿Qué forma tiene la escápula?

10 / 10

¿Dónde se encuentra la escápula?

Mostrar referencias

1: J.P. Iannotti, R.D. Parker: la colección de ilustraciones médicas de Netter (Frank H. Netter, MD). Sistema musculoesquelético, Parte 1: Miembro superior, 2a edición, p. 2-3.
2: E.N. Marieb, K. Hoehm: Anatomía humana and Patología, octava edición, Pearson Education Inc. (2010), p 226-228, 346-353.
3: K.L. Moore, A.F. Dalley, A.M.R. Agur: Anatomía orientada clínicamente, 6ª edición, Lippincott Williams & Wilkins (2010), p. 673-677.
4: R.M. Frank, J. Ramirez, P.N. Chalmers et al .: Anatomía escapulotorácica y síndrome de escápula de rotura. Anatomy Research International (2013), Volumen 2013, ID del artículo 635628, p. 1-9.
5: J.P. Iannotti, G.R. Williams, Jr: Trastornos del hombro, diagnóstico y manejo, Volumen 2, 2ª edición, Lippincott Williams & Wilkkins (2007), p. 793-795.
6: G. Bentley: Ortopedia y traumatología quirúrgica europeas: el libro de texto EFORT, Springer (2014), p. 836-1304.
7: R.L. Drake, W. Vogl, A.W.M Mitchell et al .: Anatomía de Gray para estudiantes, 3a edición, Churchill Livingstone / Elsevier (2010), p. 685 – 837.

Ajustes