Saltar al contenido

Histología del Intestino Grueso РAnatomía y Funciones

histología del intestino grueso

La histología del intestino grueso se enfoca en el estudio de las características microscópicas de esta porción del sistema digestivo. La estructura del intestino grueso, incluyendo la mucosa, submucosa, muscular y serosa, tiene una serie de adaptaciones que le permiten realizar sus funciones principales de absorción de agua y electrolitos y formación de heces.

En la histología del intestino grueso, se observan diferentes tipos de células y estructuras, como las criptas intestinales, las células caliciformes y de Goblet, y el tipo de epitelio que recubre su superficie interna.

El intestino grueso es la última parte del tracto gastrointestinal, que se encarga de la absorción de agua y electrolitos, la eliminación de residuos y la formación de heces.

En este artículo, vamos a explorar la estructura y función del intestino grueso desde una perspectiva histológica y anatómica.

√ćndice de contenido

Introducción a la anatomía del intestino grueso

Ubicación

El intestino grueso es un órgano fundamental en el sistema digestivo humano. Se encuentra ubicado en la cavidad abdominal, y se extiende desde el final del intestino delgado hasta el ano. Anatómicamente, se divide en varias secciones: ciego, colon ascendente, colon transverso, colon descendente, sigmoides y recto. Esta estructura tubular del intestino grueso es posible gracias a su pared muscular, la cual está compuesta por músculo liso y una capa de tejido conectivo que recubre su superficie externa.

También te puede interesar leer: anatomía topográfica y anatomía humana

Función en el sistema digestivo

La función principal del intestino grueso es la absorción de agua y electrolitos, así como la formación y almacenamiento de las heces antes de la defecación. Además, el intestino grueso también tiene un papel importante en el mantenimiento del equilibrio ácido-base del cuerpo humano, así como en la absorción de ciertos nutrientes y vitaminas, como la vitamina K producida por las bacterias presentes en el colon.

A pesar de que el intestino grueso no es responsable de la digestión de los alimentos, su papel en la absorción y excreción de los mismos es fundamental para el buen funcionamiento del sistema digestivo humano. Por lo tanto, cualquier alteración en su anatomía o función puede tener consecuencias negativas para la salud del individuo.

Estructura del intestino grueso

Segmentos

La histología del intestino grueso es fundamental para comprender la anatomía y la función de este órgano. El intestino grueso se compone de varios segmentos: el ciego, el colon ascendente, el colon transverso, el colon descendente, el colon sigmoide y el recto.

El ciego es la parte inicial del intestino grueso y se conecta con el intestino delgado a través de la válvula ileocecal. El colon ascendente sube en el lado derecho del abdomen, mientras que el colon transverso se extiende transversalmente hacia la izquierda. El colon descendente desciende hacia la pelvis y el colon sigmoide se curva hacia adentro, formando una «S» antes de unirse con el recto.

Diámetro y curvatura

El diámetro del intestino grueso varía a lo largo de su longitud, siendo más grande en el ciego y el colon ascendente y disminuyendo gradualmente hacia el recto. El diámetro promedio del colon es de aproximadamente 6 cm, pero puede ser mayor o menor en diferentes partes.

Además, la curvatura del intestino grueso es esencial para su función. Las curvas principales se encuentran en el ángulo hepático, el ángulo esplénico y el ángulo sigmoideo, y están diseñadas para ayudar a retener los desechos fecales antes de su eliminación.

La histología del intestino grueso también se caracteriza por la presencia de varias capas. La capa más externa es la serosa, que cubre la superficie del órgano. Debajo de la serosa se encuentra la capa muscular, que está compuesta de una capa circular interna y una capa longitudinal externa.

La capa submucosa contiene vasos sanguíneos y nervios, mientras que la capa más interna es la mucosa, que está formada por células epiteliales y glándulas mucosas que secretan moco. La mucosa se pliega en estructuras llamadas vellosidades intestinales, que aumentan la superficie del intestino para absorber nutrientes y agua.

Capas del intestino grueso

Descripción de la mucosa, submucosa, muscular y serosa

La mucosa es la capa más interna del intestino grueso y está formada por tres subcapas: epitelio, lámina propia y muscularis mucosae. El epitelio es una capa de células que recubre la superficie de la mucosa, está formado por células de diferentes tipos, como células caliciformes, células absortivas y células secretoras de moco.

La lámina propia es una capa de tejido conectivo que se encuentra debajo del epitelio y contiene células inmunológicas y vasos sanguíneos. La muscularis mucosae es una capa de músculo liso que se encuentra debajo de la lámina propia y ayuda a la movilidad de la mucosa.

Histología del intestino grueso
Sección de biopsia de la mucosa de colon normal con criptas rectas y células inflamatorias mínimas.

La submucosa se encuentra debajo de la mucosa y está formada por tejido conectivo. Contiene vasos sanguíneos, vasos linfáticos y nervios que suministran sangre, nutrientes y oxígeno a la mucosa. Además, contiene células inmunológicas y células endocrinas que producen hormonas.

La muscularis es la capa muscular del intestino grueso y está compuesta por dos capas de músculo liso: una capa circular interna y una capa longitudinal externa. Estas capas musculares permiten la movilidad del intestino grueso y ayudan en la eliminación de las heces fecales.

Finalmente, la serosa es la capa externa del intestino grueso y está formada por una capa de tejido conectivo cubierta por una capa de células mesoteliales. La serosa protege el intestino grueso y ayuda a mantenerlo en su lugar en la cavidad abdominal.

Histología del intestino grueso

Mucosa: descripción de la estructura de la mucosa, incluyendo la presencia de células caliciformes, células de Goblet, células de Paneth y células enteroendocrinas

La mucosa del intestino grueso es una de las capas más importantes desde el punto de vista histológico. Está compuesta por tres capas principales: la lámina propia, la muscularis mucosae y la capa epitelial.

La lámina propia está compuesta por tejido conectivo laxo y es el sitio donde se encuentran los vasos sanguíneos y linfáticos, así como las células del sistema inmunológico. La muscularis mucosae está compuesta por células musculares lisas y es responsable de las contracciones de la mucosa intestinal.

La capa epitelial es la parte más externa de la mucosa y está compuesta por células especializadas en la absorción y secreción de sustancias. En esta capa se encuentran las células caliciformes, células de Goblet, células de Paneth y células enteroendocrinas. Las células caliciformes y de Goblet se encargan de la producción y secreción de moco, lo que ayuda a proteger la mucosa del intestino grueso de los efectos irritantes de los desechos alimenticios.

Histología del intestino grueso
Micrografía de aumento muy baja que muestra la pared del intestino grueso (colon). La capa de mucosa muestra criptas de Lieberkühn. La submucosa muestra muchos adipocitos. Debajo están las dos capas musculares

Por otro lado, las células de Paneth se encuentran en las criptas de Lieberkühn, y se encargan de la secreción de proteínas antimicrobianas que ayudan a proteger la mucosa del intestino grueso de la proliferación de bacterias patógenas. Las células enteroendocrinas, por su parte, secretan hormonas que regulan diversas funciones en el tracto gastrointestinal, como la contracción muscular y la secreción de ácido gástrico.

Criptas intestinales: descripción de las criptas intestinales, su función y su relación con la producción de moco y la regeneración epitelial

Las criptas intestinales son estructuras epiteliales tubulares que se encuentran en la capa mucosa del intestino grueso. Estas criptas están compuestas principalmente por células glandulares y células epiteliales, y tienen una serie de funciones importantes en el tracto gastrointestinal.

Una de las principales funciones de las criptas intestinales es la producción de moco, que protege y lubrica la mucosa intestinal y ayuda en la absorción de nutrientes. Las células caliciformes y las células de Goblet son responsables de la producción de moco, que se libera en la superficie de la mucosa y cubre las células epiteliales.

Otra función importante de las criptas intestinales es la regeneración epitelial. Las células epiteliales que recubren el intestino grueso tienen una vida útil corta y se reemplazan constantemente. Las células madre ubicadas en la base de las criptas intestinales son las responsables de la regeneración del epitelio intestinal.

Estas células madre se dividen y diferencian en células epiteliales especializadas que se mueven hacia arriba y reemplazan a las células viejas en la superficie de la mucosa.

Las células presentes en las criptas intestinales son importantes en la producción y secreción de moco, que es un lubricante esencial para el movimiento fecal. Además, las células de las criptas intestinales también se encargan de la regeneración del epitelio del intestino grueso.

El recambio celular en el intestino grueso es continuo, y las células de las criptas intestinales son responsables de la reposición de las células epiteliales.

La regeneración del epitelio del intestino grueso es importante para mantener la integridad y función del órgano. Cada célula de las criptas intestinales tiene un ciclo de vida limitado y se divide constantemente para reemplazar las células viejas y desgastadas.

La regeneración del epitelio del intestino grueso se produce a través de la diferenciación de células madre que se encuentran en las criptas intestinales. Estas células madre pueden diferenciarse en diferentes tipos de células epiteliales, como células caliciformes, células de Goblet y células enteroendocrinas.

Epitelio (histología del intestino grueso)

Descripción del tipo de epitelio que recubre el intestino grueso

El epitelio que recubre el intestino grueso se llama epitelio columnar simple. A diferencia del epitelio del intestino delgado, este tipo de epitelio no posee vellosidades intestinales, pero está especializado para realizar varias funciones importantes, incluyendo la absorción de agua y electrolitos. En el epitelio columnar simple se pueden encontrar dos tipos de células principales: células de superficie y células caliciformes.

Las células de superficie tienen microvellosidades, que aumentan la superficie de absorción del epitelio. Estas células también están especializadas en la absorción de agua y electrolitos, lo que es esencial para la regulación del equilibrio hídrico y electrolítico del cuerpo. Las células caliciformes, por otro lado, producen moco para lubricar el intestino y protegerlo de posibles daños.

Relación con la absorción de agua y electrolitos

La absorción de agua y electrolitos es una de las principales funciones del intestino grueso. El agua es absorbida pasivamente en respuesta a la concentración de iones y la presencia de otros solutos, como los carbohidratos y los aminoácidos. Los iones, como el sodio, el cloro y el potasio, son transportados activamente a través de las células del epitelio, lo que permite que el intestino grueso cumpla su función en la homeostasis hídrica y electrolítica del cuerpo.

El epitelio del intestino grueso es un epitelio simple cilíndrico con células enterocíticas, células caliciformes y células de Goblet. Las células enterocíticas son las células principales del epitelio y se encargan de la absorción de agua y electrolitos en el intestino grueso. Estas células están unidas por uniones apretadas que forman una barrera impermeable para evitar que los productos de desecho entren en el torrente sanguíneo.

Las células caliciformes y las células de Goblet son células secretoras que producen moco. El moco es importante para proteger el epitelio del intestino grueso contra el daño y la irritación debido a la exposición a las heces. Además, el moco ayuda en el transporte de las heces a lo largo del intestino grueso.

La absorción de agua y electrolitos en el intestino grueso es importante para mantener el equilibrio hídrico y electrolítico del cuerpo. El intestino grueso absorbe agua y electrolitos a través de la absorción activa de iones de sodio y la absorción pasiva de agua. La absorción de agua y electrolitos se produce principalmente en el colon descendente y el recto, donde las heces se vuelven más sólidas y se eliminan del cuerpo a través del ano.

Muscular (histología del intestino grueso)

Descripción de la capa muscular del intestino grueso

La capa muscular es una capa importante en la pared del intestino grueso. Esta capa consta de dos capas de músculo liso: la capa muscular circular interna y la capa muscular longitudinal externa. La capa muscular circular interna rodea la circunferencia del intestino grueso y la capa muscular longitudinal externa se extiende a lo largo del intestino grueso.

La contracción de estas dos capas de músculo liso se coordina para producir movimientos peristálticos que impulsan el contenido del intestino grueso hacia el recto. Los movimientos peristálticos también contribuyen a la formación de haustras en el intestino grueso.

Las haustras son pequeñas protrusiones o bolsas que se forman en la pared del intestino grueso debido a la contracción de la capa muscular circular interna y la relajación de la capa muscular longitudinal externa. Las haustras permiten que el intestino grueso se extienda para acomodar el contenido mientras se mueve a través del intestino grueso. Además, las haustras permiten una mayor absorción de agua y electrolitos a medida que el contenido se mueve más lentamente a través del intestino grueso.

La capa muscular también contiene células intersticiales de Cajal, que son células especializadas que regulan la contracción muscular. Estas células tienen la capacidad de generar y transmitir señales eléctricas que estimulan la contracción de las células musculares lisas. La disfunción de las células intersticiales de Cajal puede contribuir a trastornos gastrointestinales como la enfermedad del intestino irritable.

Submucosa

Descripción de la estructura y función de la submucosa del intestino grueso

La submucosa es una capa que se encuentra debajo de la mucosa del intestino grueso y está compuesta principalmente por tejido conectivo. Esta capa contiene una gran cantidad de glándulas y vasos sanguíneos que son importantes para la función del intestino grueso.

Las glándulas submucosas son especialmente importantes en la producción de moco, que lubrica y protege la mucosa del intestino grueso. Además, las glándulas submucosas también producen una variedad de enzimas y hormonas que ayudan en la digestión de los alimentos.

En cuanto a los vasos sanguíneos, la submucosa del intestino grueso tiene una red de arterias, venas y capilares que suministran nutrientes y oxígeno a las células del intestino grueso. Además, los vasos sanguíneos también juegan un papel importante en la eliminación de los productos de desecho del intestino grueso.

La submucosa del intestino grueso es una capa que se encuentra debajo de la mucosa y está compuesta principalmente por tejido conectivo laxo. La submucosa también contiene glándulas intestinales, que secretan moco para proteger la mucosa del intestino grueso y lubricar las heces durante su paso por el colon. Además, la submucosa del intestino grueso contiene vasos sanguíneos y linfáticos que proveen nutrientes y oxígeno a las células de la mucosa y del músculo liso.

La irrigación sanguínea de la submucosa del intestino grueso es suministrada por arterias y venas que se distribuyen a través de la capa submucosa y las criptas intestinales. La arteria principal del colon es la arteria mesentérica inferior, que se divide en varias ramas arteriales que penetran en la pared del colon y se distribuyen hacia la submucosa. Estos vasos sanguíneos también están rodeados por fibras nerviosas que regulan el flujo sanguíneo y la secreción de las glándulas intestinales.

La capa submucosa también contiene células inmunológicas como los linfocitos y las células plasmáticas, que son importantes en la defensa del cuerpo contra infecciones y agentes extraños. La submucosa del intestino grueso es un sitio importante para la activación de la respuesta inmune local, ya que alberga una gran cantidad de células inmunitarias y es la primera capa del colon en contacto con las bacterias intestinales y otros microorganismos.

Mostrar referencias
  1. Junqueira, L. C., & Carneiro, J. (2005). Histología básica. 11va Edición. McGraw Hill Interamericana.
  2. Moore, K. L., Dalley, A. F., & Agur, A. M. R. (2014). Anatomía con orientación clínica. 7ma Edición. Lippincott Williams & Wilkins.
  3. Ross, M. H., Kaye, G. I., & Pawlina, W. (2019). Histología: Texto y Atlas color con Biología Celular y Molecular. 8va Edición. Wolters Kluwer.
  4. Standring, S. (Ed.). (2016). Gray Anatomía Básica. 2da Edición. Elsevier.
  5. Tortora, G. J., & Derrickson, B. (2014). Principios de anatomía y fisiología. 13va Edición. Wiley.
  6. Vander, A., Sherman, J., & Luciano, D. (2008). Fisiología humana: La base de la medicina. 11va Edición. McGraw Hill Interamericana.
  7. Welsch, U., & Lang, F. (2011). Anatomía. Histología. Embriología. 3ra Edición. Elsevier.
  8. Young, B., & Heath, J. W. (2000). Wheater’s Histología Funcional: Texto y Atlas en color. 3ra Edición. Elsevier.
Ajustes