Saltar al contenido

Músculo orbicular de los labios

orbicular de los labios

El músculo orbicular de los labios es un complejo músculo circular que rodea el orificio de la boca y forma la mayoría de los labios. Pertenece a un gran grupo de músculos de expresión facial llamado grupo bucolabial.

Además del orbicular de los labios, este grupo también contiene el elevador del ángulo de los labios, elevador del labio superior y del ala de la nariz, elevador del labio superior, cigomático mayor, cigomático menor, risorio, depresor del labio inferior, depresor del ángulo de los labios, mentoniano, incisivo superior e inferior, y músculos buccinadores.

Al igual que los otros músculos del grupo bucolabial, la función del músculo orbicular de los labios es controlar la forma y los movimientos de los labios. Cierra, sobresale y comprime los labios.

Al realizar estas acciones, el músculo orbicular de los labios facilita el habla y ayuda a producir varias expresiones faciales, como la ira, la tristeza y otras.

Datos claves
OrigenAspectos medial del maxilar y la mandíbula, piel y músculos periorales, modiolo
InserciónPiel y mucosa de los labios.
IrrigaciónArteria facial: arterias labiales superiores e inferiores
Arteria maxilar: arterias mentoniana e infraorbitarias
Arteria temporal superficial: Arteria facial transversal
InervaciónRama bucal del nervio facial
AcciónCierra la boca, comprime y sobresale los labios.

En este artículo te enseñaremos todo lo que necesitas saber sobre la anatomía y las funciones del músculo orbicular de los labios.

Anatomía del músculo orbicular de los labios

El orbicular de los labios es un músculo compuesto que consta de dos partes; una parte periférica más grande y una parte marginal más pequeña. El borde entre estas dos porciones corresponde a los márgenes de los labios que los separan de la piel circundante.

Ambas partes se extienden entre el modiolo izquierdo y el derecho, que es un denso nódulo fibromuscular en el ángulo de la boca al que se adhieren la mayoría de los músculos bucolabiales.

Origen e inserción

La porción periférica, también llamada porción extrínseca, se origina en el modiolo, al surgir de las fibras de los cinco de los muchos músculos bucolabiales que se unen a él.

A saber, los músculos modiolares que contribuyen al orbicular de los labios son el levador del ángulo de los labios, el depresor ángulo de los labios, el buccinador, el risorio y el cigomático mayor. Sin embargo, la mayoría de las fibras que componen el orbicular de los labios se originan en el músculo buccinador.

Al llegar al modiolo, las fibras superiores e inferiores de la porción periférica pasan a las áreas labiales superior e inferior, respectivamente.

Músculo orbicular de los labios

Las fibras medias se decusan, de modo que la mitad superior pasa a la zona labial inferior y baja a la zona labial superior. Las fibras del área labial superior se extienden medialmente para llegar a la línea media y se insertan en la dermis del labio superior.

Algunas fibras pasan por la línea media y se decusan con sus contrapartes contralaterales, formando el surco nasolabial del labio superior. En el camino, algunas de las fibras más superiores se insertan en el ala nasal, el tabique nasal y la dermis del surco nasolabial.

Las fibras del área labial inferior se dirigen hacia la línea media y se insertan en la dermis del labio inferior y el área labial inferior. Algunas fibras también pasan la línea media y se decusan con sus contrapartes contralaterales, formando el surco nasolabial del labio inferior.

Algunas de las fibras más inferiores también se insertan en la dermis del surco mentolabial.

La porción marginal, también llamada la porción intrínseca, consiste en una banda simple u ocasionalmente doble de fibras musculares. Se originan en el modiolo hacia la línea media pasando por el tejido conectivo de los labios.

Las fibras se enroscan sobre sí mismas, formando el borde bermellón de los labios en la unión entre la piel y la membrana mucosa de los labios. Al pasar el plano medio, las fibras se entrelazan con las fibras contralaterales, de manera similar a la porción periférica del músculo.

Relación

El músculo orbicular de los labios se encuentra en la parte media y continua con los músculos elevador del ángulo de los labios, depresor del ángulo de los labios, bucinador, risorio y cigomático mayor, es decir, los músculos buccolabiales que proporcionan fibras a su porción periférica.

La mayoría de las fibras se derivan del buccinador, que se encuentra directamente al lado del orbicular de los labios en ambos lados. Superficial al buccinador es el músculo risorio que se extiende horizontalmente y se mezcla con el borde lateral del orbicular de los labios.

La porción periférica superior del orbicular de los labios se mezcla con el elevador superior del labio, cigomático mayor, cigomático menor y elevador del ángulo de los labios.

La porción periférica inferior se mezcla de manera similar con el depresor inferior del labio, depresor del ángulo de los labios, mentoniano y platisma. En la profundidad del orbicular de los labios se encuentran las arterias labiales inferior y superior, mientras que en la superficie se encuentra sobre la piel de la zona periorbital.

Irrigación

El suministro de sangre arterial del músculo orbicular de los labios se deriva principalmente de las ramas labiales superior e inferior de la arteria facial, las ramas mentoniana e infraorbital de la arteria maxilar y la rama facial transversal de la arteria temporal superficial.

Inervación

Como otros músculos faciales, el orbicular de los labios está inervado por las ramas bucal y mandibular del nervio facial (CN VII).

Función

La contracción bilateral uniforme del orbicular de los labios unirá los labios y cerrará la boca. Esta acción es importante para la masticación, ya que trabaja en cooperación con el músculo buccinador y la lengua para evitar que el alimento se escape de los dientes y se acumule en el vestíbulo oral durante la comida.

La contracción aislada de las respectivas partes del músculo provoca los movimientos como el fruncido de los labios, la torsión, el fruncido y otros. Estos movimientos contribuyen en gran medida a la expresión facial y al habla.

Las porciones marginales del músculo orbicular de los labios también se conocen como cuerdas labiales, ya que al cambiar su longitud y tensión de manera similar a las cuerdas vocales, producen algunos sonidos consonánticos (labiales).

Mostrar referencias
1. Brennan, P. A., Mahadevan, V. y Evans, B. T. Anatomía clínica de cabeza y cuello para cirujanos. Boca Raton, FL: CRC Press, Taylor & Francis Group
2. Moore, K. L., Dalley, A. F. y Agur, A. M. R. Anatomía clínicamente orientada (7ª ed.).
3. Netter, F. Atlas de anatomía humana (7ª ed.).
4. Palastanga, N. y Soames, R. Anatomía y movimiento humano: estructura y función (6ª ed.)
5. Standring. Anatomía de Gray (41ª ed.).
Configuración