Saltar al contenido

Músculo estapedio

Músculo estapedio

El músculo estapedio es el músculo más pequeño del cuerpo humano, mide aproximadamente 6 milímetros de longitud. Está situado en la cavidad timpánica del oído medio, conectando la eminencia piramidal de la parte pétrea del hueso temporal a la cara posterior del cuello del estribo.

El músculo estapedio está inervado por la rama estapedial del nervio facial. Estas fibras autonómicas permiten que el músculo participe en el reflejo auditivo del oído medio, teniendo un papel crucial en la protección del sistema auditivo de los daños.

En este artículo vamos a discutir la anatomía y la función del músculo estapedio.

Resumen del musculo estapedio
OrigenEminencia piramidal de la cavidad timpánica
InserciónCuello de estribo
AcciónAmortigua las vibraciones que pasan a la cóclea a través de la ventana ovalada
InervaciónNervio al músculo estapedio (del nervio facial
IrrigaciónLa rama estapedial de la arteria auricular posterior
Índice de contenido

Anatomía del músculo estapedio

Origen e inserción

El estapedio se origina en una pequeña elevación del hueso temporal situado en la cavidad timpánica llamada eminencia piramidal. Después de su relativamente corto curso a través de la cavidad timpánica, se inserta en el cuello del estribo.

Inervación

El músculo estapedio está inervado por una pequeña rama que surge del nervio facial, también conocido como el nervio del músculo estapedio. Después de ramificarse desde el segmento mastoideo del nervio facial, el nervio pasa por detrás del proceso piramidal para inervar el músculo estapedio.

Irrigación

La vascularización es proporcionada por la rama estapedial de la arteria auricular posterior, que se ramifica desde la arteria carótida externa.

Función del músculo estapedio

Aunque es el músculo esquelético más pequeño, el estapedio tiene un papel importante en la transmisión del sonido y la audición, ya que es el componente efector del reflejo acústico del oído medio. Cuando el sonido entrante es lo suficientemente fuerte como para estimular las células receptoras del oído interno, la señal aferente llega al núcleo coclear del tronco cerebral a través del nervio vestibulococlear.

Desde el tronco encefálico, las señales eferentes se envían a los oídos medios ipsilaterales y contralaterales desencadenando las contracciones de los músculos estapedioa. Sus contracciones resultan con la rotación posterior y la colocación del estribo de la base en la ventana oval que la cierra y atenúa las nuevas vibraciones que pasan a la cóclea.

Así, la función principal del músculo estapedio es proteger el aparato auditivo cuando se expone a sonidos fuertes. En un individuo sano con una audición normal, el umbral de sonido es aproximadamente de 85 decibelios.

En la práctica clínica, la función de este reflejo puede medirse con instrumentos específicos, revelando información importante sobre el estado de todo el sistema auditivo.

Es importante señalar que este reflejo es lento (especialmente en el lado ipsilateral), razón por la cual la audición se daña fácilmente cuando se producen sonidos impulsivos repentinos, como una explosión o un disparo.

Importancia clínica

La hiperacusia es una afección caracterizada por la hipersensibilidad a determinados sonidos que no suele ser un problema para los demás. Los pacientes con formas graves de esta afección pueden percibir los sonidos cotidianos (por ejemplo, el timbre del teléfono) como incómodos o incluso dolorosos.

Una de las causas comunes de las formas graves de hiperacusia es la lesión del nervio facial distal al ganglio geniculado. Cuando se lesiona, el posible resultado es la parálisis del músculo estapedio que resulta en la incapacidad de atenuar los sonidos provenientes del ambiente exterior.

Esta es la razón por la que estos pacientes experimentan los sonidos cotidianos extremadamente fuertes. Dado que uno de los mecanismos de protección más importantes no funciona, el sistema auditivo se lesiona fácilmente y puede provocar una sordera completa.

Referencias
1. Moore, K. L., Dalley, A. F. y Agur, A. M. R. (2014). Anatomía clínicamente orientada (7ª ed.).
2. Standring, S. (2016). Anatomía de Gray (41ª ed.).
Configuración