Saltar al contenido

Histología: descripción general

histología

Histología. La anatomía humana es bastante sencilla. Si miraras algunos huesos de un esqueleto, verías una masa rígida grisácea con algunas protuberancias y depresiones. Sin embargo, si miras mucho más de cerca, verás que la histología de los huesos, es una historia completamente diferente.

La histología es la ciencia de la estructura microscópica de las células, tejidos y órganos. También nos ayuda a entender la relación entre la estructura y la función. Al examinar una fina rebanada de tejido óseo bajo el microscopio, coloreada con técnicas especiales de tinción, se ve que estos huesos aparentemente simples son en realidad un micromundo complejo que contiene una serie de estructuras con varias funciones diferentes.

En este artículo, les presentaremos el mundo microscópico de la histología.

Datos importantes
histologíaMicroanatomía o anatomía microscópica,
El estudio de las células y los tejidos, desde sus componentes intracelulares hasta su organización en órganos y sistemas de órganos.
La estructura de la célulaUna unidad de células con una estructura similar que en conjunto expresan una función definida y única.
Epitelial, conectiva, muscular, nerviosa
ÓrganosUna unidad de tejidos con un conjunto más complejo de funciones, definido por la combinación de estructura y función de los tejidos que la componen
Sistemas de órganosUn grupo de órganos unidos por funciones similares.
Cardiovascular, nerviosa, integumentaria, musculoesquelética, respiratoria, digestiva, excretoria, endocrina, linfática, reproductiva
Técnicas de histologíaPreparación del tejido, tinción del tejido, microscopía, hibridación

Las células y los tejidos

Una célula es la unidad funcional más pequeña de un organismo. Todas las células del cuerpo humano son eucariotas, lo que significa que están organizadas en dos partes: el núcleo y el citoplasma.

El citoplasma contiene subunidades especializadas llamadas organelos que funcionan como ‘pequeños órganos’. Los organelos pueden ser membranosos (mitocondrias, aparato de Golgi, retículo endoplasmático) o no membranosos (ribosomas, nucleolos, centriolos).

El núcleo se considera el cerebro de la célula. Alberga información sobre todas y cada una de las estructuras y procesos de la célula y el organismo, en forma de ADN (ácido desoxirribonucleico). El ADN se condensa y se enrolla en los cromosomas.

Todas las células están envueltas por una membrana semipermeable de dos capas, que sirve como medio dinámico para la interacción de la célula con el entorno exterior. Algo así como la policía fronteriza, controla todo lo que entra o sale de la célula.

Las células se clasifican en varios tipos, todos los cuales realizan diferentes funciones. Estas incluyen células epiteliales, fibroblastos, neutrófilos, eritrocitos, queratinocitos, condrocitos, sólo para nombrar algunos.

Para un concepto más amplio de las células visita el siguiente post: células

Principales tipos de tejido (histología)

Histología: descripción general

Las células se unen a la matriz extracelular (un líquido gelatinoso) para formar los cuatro tipos de tejidos que se encuentran en el cuerpo humano: epitelial, conectivo, muscular y nervioso. Los tejidos se unen en diferentes arreglos para formar los órganos de nuestro cuerpo. Los órganos trabajan juntos en sistemas.

Tejido epitelial

El tejido epitelial puede cubrir las superficies externas (piel), revestir el interior de órganos huecos (intestinos) o formar glándulas. Está compuesto de células epiteliales densamente compactadas con sólo una pequeña matriz extracelular (MEC). Las células se encuentran encima de un tejido conectivo irregular y denso, la membrana basal).

El epitelio se clasifica tanto por su morfología celular como por el número de capas celulares. Según la morfología, las células epiteliales pueden ser escamosas (planas), cuboides (cubo) o columnares (rectangulares).

Dependiendo del número de capas, el tejido epitelial se clasifica en simple (una sola capa) o estratificado (varias capas). En conjunto, esto nos da los diversos tipos de tejidos epiteliales, como el epitelio escamoso simple, el epitelio cuboidal estratificado, el epitelio columnar pseudoestratificado y muchos más.

Es posible realizar subclasificaciones adicionales, basadas en las especializaciones de las células.

Tejido conectivo

El tejido conectivo conecta, separa y apoya los órganos del cuerpo. Consiste en unas pocas células y una abundante matriz extracelular. La MEC contiene diferentes fibras proteínicas (colágeno, reticulares, elásticas) incrustadas en la sustancia base.

Dependiendo del tipo de células presentes (fibroblastos, osteocitos, eritrocitos) y de la disposición de la MEC, el tejido conectivo puede clasificarse como tejido conectivo propiamente dicho o tejido conectivo especializado.

El tejido conectivo propiamente dicho se subdivide a su vez en tejido conectivo suelto, que se encuentra sobre todo en los órganos internos como estroma de tejido de soporte, y tejido conectivo denso, que puede ser regular (tendones, ligamentos) o irregular (dermis de la piel, cápsulas de órganos).

El tejido conectivo especializado incluye la sangre, el reticular, el cartílago, el hueso y el tejido adiposo. Un tercer tipo de tejido conectivo es el tejido embrionario (fetal), este es un tipo de tejido primitivo presente en el embrión y el cordón umbilical.

Tejido nervioso

El tejido nervioso está formado por células (neuronas y células gliales) y matriz extracelular. La MEC del tejido nervioso es rica en sustancia fundamental, con pocas o ninguna fibra proteínica.

Las neuronas son células especializadas que contienen un cuerpo (soma) y uno o más procesos (dendritas, axones). Basándose en el número de procesos, las neuronas se clasifican en multipolar, bipolar y unipolar. Los procesos neuronales forman conexiones (sinapsis) entre sí y con otros tipos de células, con el fin de intercambiar señales eléctricas.

Las células gliales, como los astrocitos, oligodendrocitos, células de Schwann y otras, proporcionan apoyo, alimentación, mielinización y protección a las neuronas. Las células de apoyo no reciben tanto crédito como las neuronas en la cultura popular, pero ¿sabía usted que las células gliales constituyen al menos el 80% del tejido nervioso?

Tejido muscular (histología)

El tejido muscular mantiene las funciones de síntesis y contracción. Se clasifica como esquelético, cardíaco o liso. En base a sus propiedades funcionales, se describen como voluntarias (esqueléticas) o involuntarias (cardíacas y del músculo liso).

A pesar de sus diferencias, todas tienen algo en común: células musculares alargadas especializadas, llamadas fibras musculares. Estas células contienen filamentos contráctiles (miofibrillas) llamados actina (delgada) y miosina (gruesa). Bajo el microscopio de luz, los músculos esqueléticos y cardíacos aparecen estriados debido a la disposición paralela de sus filamentos contráctiles en unidades repetidas llamadas sarcómeros.

El tejido muscular liso parece no estar estriado debido a la disposición menos ordenada de sus filamentos. Las células musculares tienen un tipo especializado de retículo endoplásmico liso llamado retículo sarcoplásmico, que almacena iones de calcio.

Todas estas características dan a los músculos la capacidad de contraerse y realizar diversas funciones, como el movimiento de las extremidades (músculo esquelético), el peristaltismo del tracto gastrointestinal (músculo liso) y los latidos del corazón (músculo cardíaco).

El sistema cardiovascular (histología)

El sistema cardiovascular está formado por el corazón y los vasos sanguíneos (arterias, arteriolas, capilares, vénulas, venas). Este sistema entrega sangre oxigenada del corazón a los tejidos, y devuelve la sangre desoxigenada de los tejidos al corazón y a los pulmones. A nivel histológico, tanto el corazón como los vasos sanguíneos constan de tres capas:

  • Capa endotelial: tejido epitelial formado por células escamosas simples (endoteliales). En el corazón, esta capa se conoce como endocardio.
  • Capa muscular: músculo liso en los vasos sanguíneos, músculo cardíaco (miocardio) en el corazón.
  • Capa externa: tejido conectivo suelto (adventicio) en los vasos sanguíneos, capa escamosa epitelial (mesotelial) en el corazón (epicardio). El epicardio está revestido por una capa adicional de células mesoteliales llamadas pericardio.

El miocardio está formado por células musculares cardíacas estriadas (cardiomiocitos). En una sección longitudinal, los cardiomiocitos aparecen ramificados, unidos por uniones especializadas llamadas discos intercalados que les permiten intercambiar rápidamente impulsos eléctricos y trabajar como un sincio.

Los cardiomiocitos contienen filamentos de actina y miosina al igual que otras células musculares, pero tienen algunas propiedades estructurales y funcionales especiales. ¿Sabías que hay cardiomiocitos especiales en tu corazón que generan espontáneamente impulsos para iniciar los latidos? ¿Qué hay del hecho de que algunos cardiomiocitos tienen la capacidad de segregar hormonas que regulan la presión sanguínea?

Sistema nervioso (histología)

El sistema nervioso se divide en el sistema nervioso central (SNC) y el sistema nervioso periférico (SNP). El SNC contiene el cerebro y la médula espinal. Está compuesto de materia gris y materia blanca.

La materia gris está compuesta principalmente por cuerpos neuronales, dendritas y células gliales, mientras que la materia blanca está compuesta principalmente por axones mielinizados. Los cuerpos neuronales dentro de la materia gris están organizados en capas (láminas). Todo esto está rodeado por tres membranas de tejido conectivo (meninges): la duramadre, la aracnoidea y la piamadre.

Las células epiteliales forman dos estructuras histológicas importantes dentro del cerebro: la barrera hematoencefálica y el plexo coroideo. El SNP es todo el tejido neural fuera del SNC, es decir, los nervios periféricos y los ganglios periféricos. Los nervios periféricos son haces de fibras nerviosas mielinizadas (axones) envueltas en tejido conectivo (endo, peri y epi-neuro).

Los nervios periféricos son análogos a los tractos neuronales del SNC. Los ganglios periféricos son grupos de cuerpos de células nerviosas rodeados por una cápsula densa de tejido conectivo. Se pueden clasificar como sensoriales o autónomos.

Sistema tegumentario (histología)

El sistema tegumentario está formado por la piel y los apéndices de la piel. La epidermis (epitelio) y la dermis (tejido conectivo) componen la piel. La epidermis es un epitelio escamoso estratificado queratinizado, compuesto principalmente por queratinocitos.

La dermis es una capa de tejido conectivo que contiene fibras de colágeno, vasos sanguíneos, linfáticos y terminaciones nerviosas. Debajo de la dermis se encuentra una capa de tejido subcutáneo (hipodermis). Contiene tejido conectivo, compuesto en su mayoría por adipocitos.

Dentro de la epidermis se encuentran células especializadas (melanocitos, células de Merkel, células de Langerhans) y terminaciones nerviosas libres, que proporcionan pigmentación, protección y sensación. Los apéndices de la piel son derivados de la epidermis. Incluyen los folículos pilosos, las glándulas de la piel y las uñas.

Los folículos pilosos son invaginaciones de la epidermis que contienen células de rápida proliferación y queratinización responsables de la producción y el crecimiento del cabello. Las glándulas cutáneas incluyen las glándulas sudoríparas (apocrina y ecrina) y las glándulas holocrinas sebáceas, ambas importantes para regular la temperatura corporal.

Las uñas son placas de células queratinizadas en proliferación que, al igual que el cabello, contienen queratina dura. La piel es a la vez un medio de interacción con el medio ambiente y una barrera, que nos protege de los microbios y productos químicos externos, los cambios de temperatura y la deshidratación. ¿Sabías que lo único que impide que toda el agua del cuerpo se filtre a través de la piel son las uniones apretadas entre los queratinocitos? Esta es la razón por la que las personas con quemaduras extensas están en peligro de muerte.

Sistema musculoesquelético (histología)

El sistema musculoesquelético está formado por tejidos duros (huesos, articulaciones, cartílagos) y tejidos blandos (músculos, tendones, ligamentos). El tejido óseo es un tipo especializado de tejido conectivo que contiene células (osteoblastos, osteocitos, osteoclastos), fibras (colágeno tipo I) y matriz extracelular mineralizada.

Los huesos se articulan con otros huesos por medio de las articulaciones, que pueden ser sinoviales, fibrosas o cartilaginosas. Están estabilizados por ligamentos, bandas fibrosas flexibles hechas de tejido conectivo regular denso.

Las únicas articulaciones de libre movilidad son las sinoviales, en las que las superficies articulares adyacentes están cubiertas de cartílago hialino, un tipo de cartílago blando rico en glicoproteínas, proteoglicanos y colágeno de tipo II.

El músculo esquelético está formado por largas células musculares de forma cilíndrica con múltiples núcleos periféricos y un citoplasma lleno de miofibrillas. Las múltiples células musculares están unidas por el tejido conectivo en fascículos, y los múltiples fascículos se unen para formar un vientre muscular.

El músculo se adhiere al hueso a través de los tendones; haces de tejido conectivo regular denso hecho de muchas fibras de colágeno tipo I. Todos estos componentes trabajan juntos para proporcionar movimiento al cuerpo. A medida que un músculo se contrae, su tendón transmite la fuerza al hueso, tirando de él y causando movimiento en la articulación sinovial asociada.

Sistema respiratorio (histología)

El sistema respiratorio está formado por los pulmones y una serie de pasajes (cavidades nasales, senos paranasales, laringe, tráquea y bronquios) que conectan los alvéolos con el entorno exterior.

La mayor parte del tracto respiratorio está revestido de mucosa respiratoria; un epitelio ciliar columnar pseudoestratificado con mucosidad que produce células caliciformes. Esto atrapa y remueve cualquier polvo, bacteria o sustancias foráneas inhaladas.

La cavidad nasal contiene un epitelio olfativo especializado que proporciona el sentido del olfato. Las cuerdas vocales están alojadas en la laringe, formada por dos pliegues de mucosa, cada uno de los cuales contiene un ligamento de soporte (cuerdas bucales) y un músculo esquelético (músculo vocalis). Estas vibran para producir sonido cuando el aire pasa a través de ellas.

Los alvéolos son el principal lugar de intercambio de gases. Los capilares pulmonares entran en estrecho contacto con los alvéolos, formando la barrera hematoencefálica.

Las capas de la barrera hematoencefálica están compuestas por neumocitos tipo I, membrana basal y células endoteliales de los capilares. Es permeable al oxígeno, al dióxido de carbono y a otros gases, lo que permite que se produzca el intercambio de gases.

Los neumocitos de tipo II también son importantes porque secretan surfactante que evita que los pulmones se colapsen. La totalidad de los pulmones está revestida externamente por la pleura, una fina capa epitelial de células escamosas con una fina capa subyacente de tejido conectivo.

El sistema digestivo (histología)

El sistema digestivo está formado por el canal alimentario y sus órganos asociados (lengua, dientes, glándulas salivales, páncreas, hígado y vesícula biliar). El canal alimentario es un tubo que se extiende desde la boca hasta el ano y que sirve como canal para que los alimentos y el agua sean digeridos, sus nutrientes sean absorbidos y las porciones indigeribles sean excretadas. Está formado por la boca, la faringe, el esófago, el estómago, el intestino delgado, el intestino grueso y el ano.

Cada órgano del sistema digestivo tiene propiedades que lo hacen especializado por su papel en la digestión, absorción y excreción de los alimentos. Por ejemplo, el simple epitelio columnar del fondo del estómago contiene células parietales especiales que secretan HCl para descomponer las proteínas de la carne.

Los acinos serosos pancreáticos secretan enzimas digestivas que descomponen la grasa, los carbohidratos y las proteínas. Todo lo que se absorbe a través del tracto alimentario pasa por los capilares especiales discontinuos del hígado antes de ir a cualquier otro lugar.

Esto se debe a que el hígado, entre muchas otras cosas, es la mayor máquina desintoxicante del cuerpo. ¿Sabías que los alcohólicos crónicos tienen concentraciones de retículo endoplasmático mucho más suaves en sus hepatocitos? Por eso los médicos deben tener más cuidado al recetarles medicamentos. Aprenda más sobre la histología del tracto digestivo superior e inferior.

El sistema excretor (histología)

El sistema excretor incluye los riñones, los uréteres, la vejiga urinaria y la uretra. Los riñones eliminan los productos de desecho y controlan el pH del plasma, los electrolitos y el volumen del fluido extracelular. Por lo tanto, son esenciales para mantener la homeostasis del cuerpo. La unidad funcional básica del riñón es la nefrona. A nivel microscópico, una nefrona consiste en un corpúsculo renal y una serie de túbulos.

El glóbulo renal contiene el glomérulo, un mechón de capilares fenestrados que crea un ultrafiltrado de sangre. El glomérulo contiene algunas células interesantes, como las células mesangiales que tienen propiedades de apoyo y fagocitarias; células yuxtaglomerulares que secretan renina que actúa, en sentido amplio, para ayudar a regular nuestra presión sanguínea; podocitos que controlan la permeabilidad de la membrana de filtración; y muchas más.

Una vez que la orina se forma a partir del ultrafiltrado, viaja a través de la vía excretoria de tubos, todos los cuales están revestidos por un epitelio de transición, con la excepción de algunas partes de la uretra.

Sistema endocrino (histología)

El sistema endocrino es un conjunto de tejidos que secretan hormonas directamente en el torrente sanguíneo. Estas hormonas regulan una variedad de procesos, como el metabolismo, el crecimiento y la presión sanguínea.

Tiene un papel similar al del sistema nervioso, trabajando en conjunto con él para mantener la homeostasis del cuerpo. El sistema endocrino se divide en las principales glándulas endocrinas (por ejemplo, la tiroides, los ovarios y la suprarrenal) y en células individuales secretoras de hormonas que se encuentran en muchos órganos del cuerpo (por ejemplo, el tejido adiposo, el tracto gastrointestinal y el sistema cardiovascular).

Este último constituye el sistema neuroendocrino difuso (DNES). Se podría decir que los maestros de las glándulas endocrinas son la hipófisis (glándula pituitaria) y el hipotálamo, ya que regulan todos los demás órganos endocrinos mediante un mecanismo de retroalimentación homeostática. Histológicamente, aunque hay algunas excepciones, las células endocrinas tienen generalmente un origen epitelial.

El sistema linfático (histología)

El sistema linfático consiste en una red de vasos y órganos linfáticos. Está relacionado tanto con el sistema circulatorio como con el sistema inmunológico. Los vasos linfáticos drenan la linfa (líquido intersticial) de todos los espacios extracelulares del cuerpo.

Devuelven este fluido al corazón, pasándolo a través de los órganos linfoides. Los órganos linfoides primarios (médula ósea y timo) producen linfocitos (células B y T), mientras que los órganos linfoides secundarios (tejidos linfoides difusos, nódulos linfáticos, ganglios linfáticos y bazo) ayudan a eliminar del cuerpo las toxinas, los desechos y otros materiales no deseados.

La histología del bazo y los ganglios linfáticos muestra una malla encapsulada de fibras, en la que se asientan las células del sistema inmunológico. Los ganglios linfáticos están distribuidos a lo largo de los vasos linfáticos, filtrando la linfa a su paso.

El bazo, por otro lado, filtra la sangre. Ambos responden inmunológicamente a la materia extraña en el fluido que pasa a través de ellos. Los tejidos linfoides difusos y los nódulos linfáticos son acumulaciones no encapsuladas de tejido linfoide que se encuentran en lugares como el tracto alimentario, respiratorio y genitourinario.

Algunos nódulos linfáticos bien conocidos son: las amígdalas, las manchas de Peyer y el apéndice vermiforme. Al igual que el bazo y los ganglios linfáticos, las células inmunes de este tejido pueden montar una respuesta inmune contra el material invasor extraño.

Sistema inmunológico (histología)

Las principales células efectoras del sistema linfático son las células del sistema inmunológico.

Linfocitos: linfocitos T, B, NK.
Células de apoyo: Macrófagos, monocitos, neutrófilos, basófilos, eosinófilos y otros.

Los linfocitos T y B “nacen y crecen” en el timo y la médula ósea, respectivamente.

Al madurar, son liberados en la sangre, en la linfa y en los órganos linfáticos secundarios, donde trabajan junto con las células de apoyo del sistema inmunológico para llevar a cabo una vigilancia detallada de las posibles amenazas.

Al responder a una amenaza externa, las células del sistema inmunológico pueden activar una inflamación no específica o progresar hacia una respuesta inmunológica específica.

Sistema reproductivo masculino (histología)

El sistema reproductivo masculino consiste en los genitales internos (testículos, conductos genitales y glándulas genitales accesorias) y los genitales externos (pene y escroto). Las glándulas genitales accesorias incluyen la próstata, las vesículas seminales y las glándulas bulbouretrales. Juntos, estos órganos proporcionan la capacidad de reproducción y de relaciones sexuales.

Los testículos producen gametos masculinos (espermatozoides) mediante el proceso de espermatogénesis. Se organizan en lóbulos, y cada lóbulo contiene un parénquima de túbulos seminíferos y un estroma de tejido conectivo.

El epitelio germinal (espermatogénico), con células espermatogénicas y células nodrizas (sertoli), forma los túbulos enroscados, mientras que en el tejido conectivo entre los túbulos se encuentran pequeñas células intersticiales circulares (Leydig).

Las células intersticiales producen testosterona, una hormona que regula la espermatogénesis. Las células de Sertoli evitan que el sistema inmunológico ataque y destruya los espermatozoides. Los espermatozoides pasan de los testículos al epidídimo revestido de epitelio y al conducto (vas) deferente a través de ductos eferentes, y luego al conducto eyaculatorio, que se fusiona con la uretra. Las células de los conductos genitales y las glándulas producen secreciones para apoyar este proceso.

Sistema reproductivo femenino

Al igual que el hombre, el sistema reproductivo femenino también está diseñado para la reproducción y el placer sexual. Consiste en genitales internos (vagina, útero, tubos uterinos, ovarios) y genitales externos o vulva (monte de Venus, labios mayores y menores, clítoris, vestíbulo, bulbo vestibular y glándulas).

El ovario es en realidad un órgano homólogo al testículo masculino, da origen a los gametos (óvulos) y a las hormonas esteroides (estrógeno, progesterona). Al observar la anatomía microscópica del ovario, podemos ver que está compuesto por un epitelio germinal superficial (cápsula), folículos ováricos (corteza) y tejido conectivo (cápsula, médula de la corteza).

El revestimiento epitelial de la trompa uterina y del útero desempeña un papel importante en el transporte y la implantación de un óvulo fecundado (cigoto). Hay mucho más que saber sobre el sistema reproductivo femenino. Continúe su aprendizaje con estos recursos.

Los tejidos fetales (histología)

Los tejidos fetales se clasifican en dos tipos: mesénquima y tejido conectivo mucoide (mucoso). El mesénquima da origen a todos los tipos de tejido conectivo. Consiste en pequeñas células mesenquimales en forma de huso y sustancia molida con escaso colágeno y fibras reticulares.

Las células mesenquimales son células indiferenciadas, lo que significa que son capaces de diferenciarse en cualquier tipo de células de tejido conectivo (fibroblastos, osteoblastos, adipocitos, etc.) El tejido conectivo mucoide es un tejido fetal presente en el cordón umbilical.

Consiste en células mesenquimales ampliamente separadas y en una sustancia base con abundante ácido hialurónico. Esta sustancia fundamental, también conocida como gelatina de Wharthon, proporciona aislamiento y protección a los vasos sanguíneos del cordón umbilical.

Herramientas para estudiar histología

Las herramientas para el estudio de la histología son cada vez más diversas. La herramienta más utilizada hoy en día para examinar células, tejidos y órganos es la microscopía óptica (luz). Para una vista aún más detallada, se puede utilizar un microscopio electrónico. Otros métodos incluyen la histoquímica, la inmunocitoquímica, las técnicas de hibridación, el cultivo de tejidos y muchos otros.

Preparación del tejido

El primer paso en la preparación del tejido para la microscopía óptica es la fijación. Aquí, el tejido de interés se sumerge en una solución fijadora. Esto lo preserva en el mismo estado que tenía cuando estaba en el cuerpo, y así, evita que se degrade.

A continuación, el tejido se incrusta con cera de parafina, lo que lo reafirma lo suficiente como para permitir rebanadas finas. El tejido se secciona lo suficientemente fino como para que la luz pueda pasar a través de él. Estas secciones se montan en un portaobjetos de vidrio, usando un medio de montaje como adhesivo.

Tinción de tejido

Después de la preparación, el tejido se tiñe. Como los tejidos son normalmente incoloros, la aplicación de un tinte a la sección del tejido permite ver las células y sus componentes bajo el microscopio.

La técnica más comúnmente utilizada es la tinción de hematoxilina y eosina (H&E). Otras técnicas de tinción como el tricrómico de Masson, el azul alciano, la tinción de reticulina y otras se utilizan a veces para demostrar componentes específicos del tejido que no se ven en una tinción de H&E.

Por último, la muestra se tiñe con tintes de hematoxilina y eosina. ¿Sabe por qué algunas estructuras se tiñen de azul (basófilo) y otras de rosa (eosinófilo)?

Microscopía (histología)

Microscopio óptico

La microscopía óptica, también conocida como microscopía de luz, utiliza la luz del espectro visible y la combina con múltiples lentes para crear una imagen ampliada.

El producto es la potencia de aumento del objetivo (4x, 10x, 20x, 40x o 100x) multiplicada por la potencia de las lentes oculares (10x). Como los tejidos son relativamente incoloros, las propiedades de aumento del microscopio óptico no son suficientes para la correcta visualización de una muestra; por lo tanto, las técnicas de tinción descritas anteriormente se combinan con la microscopía óptica.

Microscopio electrónico (histología)

La microscopía electrónica (EM) es una forma más moderna de microscopía que proporciona un aumento mucho mayor e imágenes de alta resolución. La EM funciona emitiendo rayos paralelos de electrones sobre la muestra de tejido.

Hay dos tipos de EM: microscopía electrónica de transmisión, que requiere secciones muy delgadas de tejido, y microscopía electrónica de barrido, que utiliza trozos de tejido más grandes y produce imágenes tridimensionales.

Hibridación in situ (histología)

La hibridación in situ es un método de localización y cuantificación de las secuencias de ADN o ARN. Se realiza mediante el uso de una sonda nucleotídica complementaria, que contiene una etiqueta radioactiva o fluorescente.

Este método se basa en la capacidad del ADN o ARN de una sola hebra para fusionarse con una hebra complementaria y construir un híbrido que luego se detecta gracias a la etiqueta. Esta técnica se utiliza para determinar la ubicación de secuencias específicas de ADN o ARN en células o cromosomas, lo que la hace útil para diversos fines de investigación y diagnóstico.

La técnica de secar (histología)

La técnica de secar es un método de localización y cuantificación de proteínas, ADN y ARN. Una técnica comúnmente utilizada es el Western blot, en el que las proteínas se separan unas de otras en función del peso molecular mediante electroforesis en gel.

A continuación, las proteínas se exponen a anticuerpos artificiales etiquetados que se unen a la proteína de interés y catalizan una reacción quimioluminiscente, en la que se emite luz como resultado de una reacción química que permite la visualización de la proteína.

Aspectos destacados
La histología es el estudio microscópico de los tejidos y las células utilizado para comprender la patogénesis y el diagnóstico de diversas enfermedades.

Las células son las diminutas unidades vivas que forman los tejidos, órganos y estructuras dentro del cuerpo. Todas las células contienen citoplasma, están rodeadas por una membrana y contienen una variedad de estructuras y orgánulos.

Los tejidos corporales son colecciones de células, agrupadas en el cuerpo según su estructura y función. Están separados en cuatro categorías: muscular, nerviosa, epitelial y conectiva.

Los tejidos se visualizan rutinariamente usando el microscopio. Los microscopios de luz (o microscopios ópticos), utilizan una combinación de luz visible y lentes para crear una imagen ampliada. En cambio, los microscopios electrónicos funcionan emitiendo haces paralelos de electrones sobre la muestra que se está observando, lo que da como resultado una mayor resolución.

Como las células son generalmente incoloras, es necesario teñirlas para poder observarlas fácilmente bajo el microscopio. Los cuatro tipos principales de tinción utilizados en histología son empíricos, histoquímicos, histoquímicos enzimáticos e inmunohistoquímicos.

Referencias
1. Histología de Ross (6ª ed.). Philadelphia, PA: Lippincott Williams & Wilkins.
2. Young, B., Woodford, P., ODowd, G., & Wheater, P. R. (2014). La histología funcional de Wheater: Un texto y un atlas en color. Edimburgo: Churchill Livingstone.
3. Atlas de histología de DiFiores con correlaciones funcionales.
Configuración